Marcapasos

FacebookTwitterGoogle+Compartir

“La inminencia de la muerte revela hasta qué punto una vida es capaz de multiplicarse en misterios. Carlos Costa dispone la escena con pulso exacto: en el tiempo casi suspendido del campo, la espera casi suspendida de las agonías; en torno de esa espera, los intereses y las intrigas se tejen y destejen de manera incesante. Los lectores de Marcapasos van a seguir esta historia como si fueran sus propios secretos y sus propias ambiciones lo que se está poniendo en juego.” Martín Kohan

“En un presente de fracaso, heridas acumuladas y las más miserables expectativas, cuatro hombres regresan al campo donde jugaron de niños para esperar la muerte de su tía vieja junto a la mujer que la cuida.

Amanda, alguna vez muy bella, todavía lúcida y enigmática, se pudre lentamente aunque es el centro de todo lo que pasó y pasa. En Marcapasos el presente es gris y el pasado, un secreto oscuro que tal vez salve. Como en los mundos de Patricia Highsmith, la violencia está siempre por estallar. Carlos Costa encierra a sus personajes en el campo abierto, asfixiante. Una escritura tensa, apretada como el odio o el amor que no pueden pronunciarse.”
Elsa Drucaroff

“Son frecuentes los relatos que, con una trama simple, narran hechos que resuenan en nuestra experiencia. Menos frecuentes son aquellos que, desde una trama así, dejan asomar enormes complejidades. Esta es la clase de novelas a que pertenece Marcapasos. Así, con la siempre atractiva tensión de un thriller y la aguda observación de sus personajes, Carlos Costa nos pone frente a pasiones fundantes de la vida humana, bajo la cara de la vida secreta y sus malentendidos.”
Hugo R. Correa Luna

“Una vieja que agoniza en un campo de Entre Ríos, cuatro primos reunidos para repartirse su herencia y un secreto que se devela: tal la escena donde Carlos Costa marca los pasos finales de una historia que le roba protagonismo a la muerte para convertirse en una singular reflexión sobre la vida y el amor.”
Alejandra Laurencich

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *